IBIZA

Imperecedera y eterna, su graciosa cortesía nos acoge y nos deleita. Nos rendimos a su encanto. Nos tiene a su merced. Por lo tanto, escoltará nuestra mesa en las noches de sosiego cuando las estrellas tracen antiguos versos en el firmamento. Versos sabios de paz y de esperanza.
- Pie metálico.
- Carcasa de madera.
- Carcasa tapizada.